Marta Negre. Prohibit no pensar! 
Reportatge en Emergents. À Punt TV. Octubre Octubre 2018.
https://apuntmedia.es/va/a-la-carta/programes/vist-en-tv/emergents/02-10-2018-marta-negre-i-alberto-feijoo


SI NO LO VEO, NO LO CREO
por Paloma Palau Pellicer (Universitat Jaume I de Castelló. Octubre 2019)

Texto para el catálogo ART CONTEMPORANI DE LA GENERALITAT VALENCIANA II

Profundizar no está de moda, pararse a pensar, tampoco. Marta Negre lo sabe. Por eso, en una era marcada por la velocidad, la productividad y el ansia de consumo, la artista crea cápsulas de reflexión inmediata como si fueran ansiolíticos, y juega con las normas que el presente nos impone: la falta de tiempo y la falta de reflexión. Ensayos audiovisuales, con un marcado aire performático, integran el cuerpo de los otros, otras voces, y lo hacen con un sutil sentido del humor y acento crítico. Su intención se parece a un destello como una frase intensa que se lee en un libro. Y que se  queda. Sus cápsulas visuales, como aforismos, nos interpelan, porque son cortas, directas y concisas. Pero en su contenido hay búsqueda, intuición, observación y silencio. En su trabajo como creadora vive la curiosidad y la duda. Quién no se cuestiona no se mueve, porque la certeza paraliza. Lo que Marta nos lanza son preguntas.

Las tres piezas que integran su recorrido artístico tienen un marcado carácter experimental donde se aborda la crisis de identidad contemporánea, a partir de la configuración del pensamiento moderno.

En Los Referentes, Marta Negre realiza un ejercicio, casi teatral, que se parece a un juego o a un experimento. Nueve estudiantes de Bellas Artes escogen un breve fragmento de un libro de su autor/a de referencia. Lo leen en voz alta y a la vez. Tras la lectura, cada uno de ellos coloca el libro en su cabeza y repite, como un mantra o un castigo, el nombre de los autores elegidos. Hubo un tiempo en el que los estudiantes debían sujetar pesados libros como penitencia por mal comportamiento. El libro así, cerrado, en precario equilibrio es una potente metáfora del conocimiento como esa carga que pesa y es incómoda. También la repetición hasta la náusea tuvo la forma de condena para aquellos que no conseguían aprenderse la lección. Perversa paradoja. El resultado es una saturación sonora, ininteligible, donde el referente se pierde en favor del desconcierto. La pieza se articula como una crítica a la apropiación, en los sistemas educativos, de ciertos patrones de pensamiento de autores contemporáneos que son canon y referencia en las sociedades avanzadas. Se evidencia así, el escaso o inexistente papel de las mujeres en la historia del pensamiento europeo o el invisible imaginario de otras culturas que no son occidente.
Además, la pieza subraya el parloteo incesante de una sociedad cada vez más individualizada, donde nadie escucha a nadie, y al mismo tiempo, todo el mundo quiere alzar su voz. Marta imagina previamente los elementos que organizarán sus cápsulas: las metáforas, la elección de los estudiantes, el atrezo, el espacio, el diseño del sonido y de la imagen. Observadora y reflexiva adecua sus ideas con rigor y templanza. No deja nada en manos del azar. Todo antes ha sido pautado.

Su pieza [dik’θjon] es un reto audiovisual, un ensayo en miniatura. En él, se aúnan de nuevo componentes cercanos a la improvisación teatral, a la performance y al juego. Un actor de improvisación es desafiado a memorizar en un breve espacio de tiempo, a interpretar y a articular, eso sí, con buena dicción, treinta nombres de una selección de pensadores y pensadoras desde la modernidad hasta la posmodernidad desde Ortega y Gasset hasta Byung-Chul Han. En Los referentes la autora se propone visibilizar una carencia, que se confirma a la luz de los referentes escogidos por los estudiantes. En [dik’θjon], es ella la que propone sus propios referentes, aportando los nombres que no están, en una suerte de justicia poética. [dik’θjon] es un ejercicio que invita al espectador a reflexionar acerca del acervo cultural, intelectual y artístico que posee; a cuestionarse sus propias referencias, y a poner en evidencia, tal vez, que estas son escasas y banales, en perfecta e irónica sintonía con un contexto sociocultural cada vez más pobre, superficial y efímero. El acento cómico que perfuma la pieza y que roza la parodia le sirve a la artista para cuestionar y cuestionarse acerca de la falta de responsabilidad ante nuestro propio aprendizaje crítico y a la pérdida de valores y de sentido histórico. Preocupada por la recepción del mensaje, por provocar una reacción intenta anticiparse y facilitar un formato que resulte atractivo, cómodo y accesible. Impregnando de guiños estéticos como el color, la forma y el tamaño de la tipografía, porque en su territorio de imágenes, la palabra importa.

Finger and Swan. A short story about David Hume’s Theories parte de un viaje a Edimburgo con el objetivo de registrar en vídeo la estatua de David Hume, situada en la Royal Mile y que ha servido durante años a los estudiantes de filosofía de la ciudad como excusa y superstición en la antesala de sus exámenes*. Hume, cuestionado en su época por ir a contracorriente del pensamiento dominante, afirmaba que todo conocimiento deriva de la experiencia sensible. Marta Negre hace suya la máxima del filósofo: vive lo que cuenta, y cree en lo que ve, y construye en esta pieza, con carácter de ensayo poético, un trayecto filosófico que recoge y reformula teorías tratadas por el pensador escocés, como el escepticismo, la dudas ante la existencia de Dios, y el criterio de realidad según lo que percibimos. Audaz y comprometida, la artista demuestra cómo a partir de narrativas visuales contemporáneas, se puede enfocar la mirada y llamar la atención de autores o modelos de pensamiento que podrían parecer, en apariencia, caducados. “En el vídeo he encontrado la manera de articular todas esas cuestiones que me planteo. Los vídeos son muy cortos, suelen tener una duración de 2 o 3 minutos. Yo los llamo cápsulas audiovisuales por eso, porque son un momento impactante que plantea una cuestión. El objetivo de mis cápsulas audiovisuales es responder a una pulsión creativa, grabar imágenes y aprender’’. En definitiva, Marta Negre busca reflejar el carácter atemporal del pensamiento como algo vivo, divertido, necesario y urgente.

*El dedo gordo del pie derecho de la estatua del filósofo está brillante y pulido, en contraste con el verde característico que adquiere el bronce con el paso del tiempo. Allí lo llaman The lucky toe! -el dedo de la suerte-, ya que, desde su inauguración los estudiantes de filosofía tocan el dedo gordo del pie de Hume como si así pudiera transferirse el conocimiento para aprobar sus exámenes. Hume fue un pensador escéptico que denostaba la superstición. La triste paradoja es que su figura ha terminado convirtiéndose en la mayor de todas.

REFERENCIAS
Emergents. À Punt TV (fragmento). Prohibit no pensar! Octubre 2018.
https://apuntmedia.es/va/a-la-carta/programes/vist-en-tv/emergents/02-10-2018-marta-negre-i-alberto-feijoo
El dedo gordo de Hume: Las cápsulas audiovisuales de Marta Negre | VP-2018-04 Càpsules audiovisuals sobre pensament (Avivament. Festival de Filosofia). MuVIM. Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat, València, 2018.
GRAS, E. (2017): “Càpsules audiovisuals per despertar consciències. Marta Negre presenta a l’IVAM tres dels seus últims projectes dins del PAM! PAM!”. Quaderns. PeriódicoMediterráneo 16 de julio 2017, pp.6-7.
Entrevista a Marta Negre (archivo particular de la autora), Castellón, 13 de junio de 2019.

EL DEDO GORDO DE HUME: Las cápsulas audiovisuales de Marta Negre o cómo acercar el pensamiento por los sentidos
Por María Tomás García (València Pensa. 10/6/2018)

No es este un título ni poético ni gratuito. El dedo gordo del pie derecho de Hume, mejor dicho, de la estatua que del filósofo hay en la Royal Mile de Edimburgo, frente al edificio del Tribunal Superior (formalmente el tribunal del sheriff), se ha convertido en un símbolo, también de la paradoja. O del chiste. Que el maestro del skepticism, así, pronunciado con acento escocés, haya devenido en un dogma de fe, es un hecho del hoy. Y es que el dedo es dorado, la única cosa de esa guisa en una escultura moldeada en bronce, y por tanto, de tono azul verdoso. Y a tamaño natural. Y el dedo ha tomado el color del sol porque durante años los estudiantes acuden a hacerse selfies tocándole el dedo al maestro para que les ayude en sus estudios. “La fricción es y será siempre constante: el deseo de conocimiento”, dice Marta Negre. “Quien quiera salvarse de este mundo que acepte la certeza de saberse mortal”, se escucha en el vídeo.

La artista visual, residente en Valencia como diseñadora independiente, ha presentado en Avivament sus “Cápsulas audiovisuales sobre pensamiento”. Una apuesta creativa, compuesta de videos performativos y ensayos visuales como ejercicio crítico frente al ensordecimiento de la sociedad y como gimnasia de actualización filosófica desde la narrativa contemporánea. “Estamos obcecados en ideas y pensamientos y no escuchamos al que tenemos al lado”, dice. “Quizá habría que volver a colocar las ideas en su sitio, algunas antiguas, pero olvidadas, y que sin embargo tienen su sentido en este tiempo”, argumenta. Por ejemplo, ¿qué hacemos con todo aquello que existe pero no somos capaces de percibir. “Quien quiera salvarse de este mundo que acepte la certeza de saberse inmortal”. Atiendan la diferencia.

La idea de base del trabajo de Marta Negre: “usar los lenguajes contemporáneos como un reto y una oportunidad para abrirse al público, generar cierta inquietud e interés por el pensamiento como algo inherente a la vida. No tenemos que dar la vida por sabida”, señala. Y cuando habla de lenguajes habla del cómic, la novela gráfica, el audiovisual o las series de televisión.

La suya, según explica, es la “condición de intrusa” a la filosofía, en tanto que su trabajo procede de un master universitario de producción artística, pensamiento contemporáneo y cultural visual. 

A Marta Negre le interesa la reflexión y la naturaleza humana y le inquieta el mundo digital y la deriva como sociedad. “Consumimos mucho y de todo, pero sentimos un gran vacío y una descodificación que también se da”. De ahí que las cápsulas vengan, primero de la curiosidad, ese patrimonio del gato, y de varias preguntas. ¿Qué lugar ocupan las humanidades en nuestro imaginario colectivo? “Seguro que si sales a la calle y preguntas por treinta nombres de futbolistas o de cantantes harías la lista completa. Otra cosa sería si preguntáramos sobre pensadores”, señala. Y es que, en su opinión, las Humanidades están en “segundo plano” y va “por delante la Economía”.

Los trabajos audiovisuales de Marta Negre son cuatro. En “Los referentes” colabora con estudiantes de Bellas Artes a los que les solicita lecturas de cabecera. “Con la heterogeneidad de pensamiento y la cantidad de autores y puntos de vista y siempre repetimos los mismos”, señala indicando, por ejemplo, al Bauman “que tenemos hasta en la sopa líquida” o al Benjamin y su reproductibilidad, o a Spinoza. Se trata de un experimento. Blablabla silencio, ruido hasta el extremo y grito. “Es un homenaje a los pensadores que también critica los recetarios bibliográficos de los estudios superiores, donde se estudian unos y otros no. Llama la atención ver que nadie escogió una autora como lectura de cabecera”, explica Negre.

El segundo video es [dik’θjon] . Un reto para un actor. Tuvo que aprender en media hora treinta nombres de autores que han marcado la bases de nuestro pensamiento desde la modernidad hasta nuestros días. Como fue imposible, acabó haciendo un ejercicio de dicción sin desperdicio para la sonrisa. Finaliza en Byung Chul-Han, por cierto. 

El cuarto vídeo es L’intruse parfaite. De Valldemossa a Nohant en homenaje a una mujer que tuvo que cambiar su identidad para hacer posible su ejercicio. Se trata de George Sand, “de la que me interesa no tanto su parte escrita como su actitud creativa ante la vida”. Madre, escritura y refugio junto a Chopin, por cierto.

I el tercer vídeo, Finger and Swan. A short story about David Hume. Orfebreria del bronze que durant mil·lennis es va utilitzar com a aleació bàsica per a la fabricació d’armes i utensilis. El dit d’Hume, doncs, com a acudit i com a reflexió, com a ganxo i com a devoció. Brillant, si més no,. En Avivament. Festival de Filosofia de València. 

CÀPSULES AUDIOVISUALS PER DESPERTAR CONSCIÈNCIES
Marta Negre presenta a l’IVAM tres dels seus últims projectes dins del PAM! PAM!
Per Eric Gras (Cuadernos. Periódico Mediterráneo. 16/07/2017)

Sartre era un polígraf, tant si ens referim al fet que va versar sobre matèries diferents, com si ens referim al fet que, d’una manera o altra, va detectar certes mentides sobre les que es sustenta la societat contemporània, encara avui. El compromís sartrià, si podem fer ús de tal terme o concepte, no és més que una presa de consciència. El pensador francès opinava que els escriptors estan compromesos perquè participen forçosament en el seu temps, perquè estan «en situació», i assumeixen el paper de guia cap a la llibertat i, per tant, cap a la superació de qualsevol situació d’opressió intel·lectual. Sartre va dir: «Amb cada paraula que pronuncie em comprometo una mica més al món, i al mateix temps, emergeixo d’ell una mica més, ja que el sobrepasso cap al futur». Una cosa així passa també en l’art.

Recordo ara les paraules del teòric literari canadenc Northrop Frye, un autor prolífic que sempre va reflexionar sobre el paper de la crítica. Frye no es va cansar mai d’afirmar la necessitat del compromís, un compromís que ha de conduir irremeiablement cap a la llibertat, ja que el compromís sense llibertat degenera en angoixa; si bé, la llibertat sense compromís engendra la indiferència. I és llavors, quan penso en l’art, en els artistes, i en com l’art és un acte social que convida a l’espectador a comprometre’s, a no limitar-se a si mateix. I és llavors, quan penso també en Heidegger i el seu concepte d’humanisme: «meditar i tenir cura de que l’home sigui humà en lloc de no humà, inhumà, és a dir, aliè a la seua essència». I és llavors, també, quan en meditar sobre la recent obra de Marta Negre, observo una clara preocupació sobre la llibertat i naturalesa de l’ésser humà, sobre el seu esdevenir.

Llenguatge audiovisual

«Som fills d’una societat tecnològica amb una cultura visual invasora», m’adverteix en un intercanvi de parers sobre el perquè fa ús de l’audiovisual en els seus últims treballs. Per l’artista i dissenyadora, «l’audiovisual és un dels llenguatges més emprats en la contemporaneïtat», i raó no li falta. «Ja no som homo sapiens, sinó homo videns, que és com ens va definir com a espècie l’autor Giovanni Sartori fa uns anys, penso que amb molt d’encert», explica Negre, qui és conscient que treballar l’audiovisual li resulta accessible, ja que li agrada pensar en imatges i també escriure, «i el vídeo em permet fer una bona combinació».

Es pot dir que els últims treballs de l’artista, presents ara a l’Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) amb motiu del PAM! PAM! 2017, són videoart? Com es podrien definir d’una manera més concreta? Marta em comenta que podríem parlar de «videocreació», si bé ella els ha anomenat «càpsules audiovisuals»perquè «són peces de curta durada —menys de tres minuts—, amb una certa dosi d’intensitat pel missatge que contenen». Segons sembla, el seu objectiu és «causar un impacte en el públic, descol·locar, o provocar una reacció». En mi provoca una reacció que és més aviat el despertar d’una inquietud sobre el contingut de les tres obres que exhibeix a l’IVAM.

Tant Los Referentes, com Finger and Swan i [dik‘θjon] (Dicción) tenen un alt contingut filosòfic. En el primer Marta es fixa en pensadors com Zygmunt BaumanSoren KierkegaardSpinozaFriedrich NietzscheWalter Benjamin… Mentre que en la seua segona «càpsula audiovisual», se centra en la figura de David Hume. D’on procedeix aquesta preocupació pel pensament filosòfic? Ella respon: «No és una preocupació, podria ser una posada en escena. El meu objectiu en aquests tres treballs no ha estat aprofundir en qüestions filosòfiques com a tal, disciplina de la qual no sóc cap experta, però sí posar el focus en el lloc que ocupen el pensament i les Humanitats en el nostre imaginari col·lectiu».

Marta Negre opina —i com ella també un servidor—, que «vivim en una societat utilitarista, que dóna importància al benefici econòmic i als resultats que es poden mesurar, i pot ser que, per això, les Humanitats, les arts, el pensament —que són immaterials— hagin quedat relegats a una lliga de segona divisió». Penso en Julien Gracq i en allò que solia dir sobre la «transmutació estranya del qualitatiu en quantitatiu», que obligava a l’escriptor, o l’artista, o a qualsevol de nosaltres, a ser avui «la representació, com sol dir-se, d’una superfície». Creguin-me si els dic que hem d’aprofundir més, i hem de fer-ho a través del coneixement, per més que els sistemes educatius dels últims anys s’entestin en tot el contrari. «Les arts, la cultura, les humanitats, són necessàries perquè generen capacitat de comprensió i respecte, pensament abstracte, capacitat crítica, diàleg, capacitat creadora…», reflexiona en veu alta Negre.

Una mirada, un diàleg

Com reinterpreta aquests pensaments o cavil·lacions Marta Negre en la seua obra? O millor dit, on posa la seua mirada? «El meu propòsit ha estat retre una mena d’homenatge al paper dels grans autors i autores que ens pensen com a individus, com a societat», assegura; és a dir, «a tots aquells que han dedicat el seu treball a estudiar i explicar les qüestions essencials de la vida des d’un punt de vista humanista, la major de les vegades amb una lucidesa aclaparadora». Per a això, s’ha servit de l’experimentació audiovisual «en clau performativa». Així, en aquests tres «experiments» marca les pautes inicialment, però després dóna cabuda a la improvisació per tal d’«aconseguir uns resultats visuals més propers a la realitat, i no tant a la ficció». En aquest sentit, Negre ha articulat aquests treballs com una mena de joc, sol·licitant la participació de companys i amics per tal d’«implicar-los en aquest diàleg que jo començo però en el qual hem acabat reflexionant tots». Què diàleg és aquest? Sobre què vol dialogar? Per a què dialogar?

Ortega y Gasset deia que sense opinions, la convivència humana seria el caos, el no-res històric. Marta Negre ofereix en aquestes tres peces la seua opinió sobre l’estat de l’educació avui, sobre els sistemes educatius, sobre la força radical que pot provocar la ignorància o la indiferència, sobre el convertir-nos en éssers subjugats, a mercè d’un mercat despietat. «A Los Referentes vaig voler explicitar l’individualisme i l’ensordiment que patim com a societat», em comenta. Bé és cert. Tan preocupats estem de nosaltres mateixos, fruit d’un egocentrisme exacerbat, que no som capaços d’escoltar, de veure, de comprendre l’altre.

Per la seua banda, a Finger and Swan, l’artista va prendre les teories d’un autor clàssic com David Hume, el gran escèptic, per demostrar com «mitjançant una proposta artística es poden reconsiderar plantejaments que podríem creure presumiblement caducs per presentar-los al públic de una forma atemporal i propera». Finalment, a [dik‘θjon] va desafiar a un actor al fet que en mitja hora s’aprengués i interpretés 30 noms d’alguns autors i autores que han establert les bases del nostre pensament actual, des del període de la Modernitat fins als nostres dies. «El que pretenc aquí és que el públic pensi quin lloc i quina importància ocupa avui dia el pensament profund. Estic segura que seríem capaços de fer llistes amb 30 noms de futbolistes, actors o sèries de televisió, però… i de 30 pensadors? Seríem capaços?», Es pregunta. I aquesta mateixa pregunta la llancem des d’aquí amb la mateixa pretensió, que no és altra que despertar consciències amb la voluntat de generar un espai de convivència real, respectuós i sempre preocupat en l’enriquiment moral i intel·lectual.

Marta Negre és una persona reflexiva, que pensa el món en què vivim i que no entenem del tot. És algú que observa i genera significats. Això té una importància notable, necessària, doncs cal ser partícip i romandre despert. Vostès s’atreveixen?


@